OCULTAR DETALLES

Ingrediente

La sacarosa está compuesta por dos azúcares simples: la glucosa y la fructosa. Si bien se encuentra en la fruta y los vegetales, se obtiene habitualmente de la remolacha azucarera y de la caña de azúcar.

Los procesos de extracción y refinado de los distintos azúcares son realmente sencillos y comparten procedimientos comunes. Las remolachas azucareras se cortan y remojan en agua caliente mientras que la caña de azúcar se tritura, pero ambos producen un "jugo" o "salsa" ricos en azúcares que posteriormente se filtran y purifican. El líquido se calienta para evaporar el agua contenida en el jugo, dejando pequeños cristales que flotan en el sirope y que se van haciendo más grandes y más numerosos a medida que el producto se enfría. Los cristales se separan del sirope en una centrifugadora, se secan y se convierten en el azúcar que conocemos y usamos todos los días. La sacarosa obtenida de esta forma es de una pureza del 99,7 %.

Existen otros tipos de azúcares en la naturaleza y estos se utilizan actualmente como edulcorantes o por sus propiedades especiales. Así, por ejemplo, la fructosa está habitualmente presente en la fruta madura y en la miel, mientras que la lactosa se encuentra en la leche y los productos lácteos. Por último, la glucosa y la dextrosa, una forma particular de glucosa, está contenida en la fruta madura.

Selección y control de calidad Kinder

La sacarosa se usa en todas las recetas Kinder, si bien en algunos de nuestros productos añadimos otro tipo de azúcares para darles ese toque extra especial, como la dextrosa en Kinder Pinguí y el  jarabe de glucosa en Kinder Schoko-bons. Además, el jarabe de glucosa-fructosa, en las pequeñas cantidades en las que lo utilizamos, ayuda a que la masa de Kinder Pinguí sea aún más suave.

Por otro lado, en Kinder Délice añadimos un poco de zumo de pera concentrado, aprovechando así el azúcar presente de forma natural en la fruta.

Dado que la sacarosa es un ingrediente fundamental, los criterios de selección de su materia prima son muy estrictos. Kinder solo trabaja con proveedores de Europa que cultivan remolachas azucareras sin OMG (organismos modificados genéticamente) y únicamente compramos nuestras cañas de azúcar donde encontramos la mejor producción. De hecho, recurrimos también a distintos países no europeos para garantizar la alta calidad de los productos.

Kinder y Ferrero prestan asimismo una especial atención a las condiciones laborales de sus productores de azúcar y al entorno del que procede. Todos los proveedores de remolacha azucarera de Kinder son miembros del CEFS (Comité Europeo de Fabricantes de Azúcar), que defiende sus derechos y la tierra que trabajan. Además, tanto Kinder como Ferrero son miembros de BONSUCRO, asociación que fomenta la mejora de las condiciones económicas, sociales y medioambientales de todas las empresas implicadas en la producción de la caña de azúcar.

¿Sabías que…?

Cada receta necesita su propio tipo de azúcar. Cuando se usa azúcar blanco en las galletas, se logra que preserven la dureza y una textura granulosa, mientras que el azúcar de caña las hace más ligeras y elásticas. Es una buena idea usar azúcar de caña en los pasteles porque absorbe más agua, dejándolos más suaves y húmedos.

Queridos padres,

Kinder ha pensado en este sitio para que podamos estar más cerca de usted y su familia. Para su tranquilidad, sus hijos sólo podrán tener acceso a estas páginas, con su autorización previa.

Es por eso que le pedimos que por favor, introduzca su fecha de nacimiento

El Usuario garantiza que la fecha de nacimiento facilitada es cierta y correcta

Para ver este sitio, usted debe ser mayor de 15 años o tener el permiso de uno de sus padres y/o tutores.

Introduzca una fecha válida.